Votos

Asunto
Amparo directo en revisión 1762/2018
Tema
Constitucionalidad del artículo 109, fracción V, del Código Fiscal de la Federación
Fecha de resolución
27 de Junio de 2019
Tipo de voto
Voto particular
Sentido de la resolución
El Tribunal Pleno resolvió el asunto citado al rubro, en el sentido de tener por desistidos del recurso de revisión a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a la Agente del Ministerio Público adscrita al Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito y a la Agente del Ministerio Público adscrita al Quinto Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito, y confirmar la sentencia recurrida.

La resolución se apoyó en la jurisprudencia P./J. 25/2018 (10ª), de rubro: “DESISTIMIENTO PARCIAL DE LA INSTANCIA EN EL JUICIO DE AMPARO. PROCEDE MIENTRAS NO SE HAYA DICTADO SENTENCIA EJECUTORIA, INDEPENDIENTEMENTE DE QUE SE HUBIERA PUBLICADO EL PROYECTO DE FONDO EN LA PÁGINA OFICIAL DE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN”. Como consecuencia, quedó firme la determinación del Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito, respecto a la inconstitucionalidad del artículo 142, fracción I, de la Ley de Instituciones de Crédito.

En cuanto al fondo, el Tribunal Pleno se pronunció respecto a los agravios formulados por el quejoso, y resolvió que el artículo 109, fracción V, del Código Fiscal de la Federación no vulnera el principio de taxatividad, y que la interpretación dada a esa disposición por el Tribunal Colegiado de Circuito fue correcta, al establecer que el delito de defraudación fiscal equiparada se actualiza ante la omisión de las declaraciones definitivas o la de un ejercicio fiscal.
Sentido del voto del Ministro
En cuanto al desistimiento de los recurrentes, me separo de esa decisión pues voté en contra del criterio vinculante en que se apoya. Aunado a lo anterior, en el presente caso, resulta relevante que los desistimientos se formularon con posterioridad al veinte de junio de dos mil diecinueve, fecha en la que este Tribunal Pleno, en deliberación pública, ya había aprobado la respuesta a los agravios de los recurrentes en el sentido de confirmar la determinación del Tribunal Colegiado, lo que corrobora la pertinencia de reflexionar sobre el momento en que puede producirse el desistimiento en este tipo de asuntos, que tienen relevancia y trascendencia para el ordenamiento jurídico, cuestión polémica que generó discusión en el Tribunal Pleno.

Aun cuando no comparto el fundamento de esa decisión, voté con la mayoría, a fin de dar certeza y seguridad jurídica, en atención a que existió un apoyo mayoritario claro a esa determinación. De ahí que como lo he hecho en otros asuntos, emití voto a favor con reserva de criterio.

Respecto a la decisión de fondo, estimo que el artículo 109, fracción V, del Código Fiscal de la Federación sí vulnera el principio de legalidad en su vertiente de taxatividad.

En la deliberación del asunto se evidenció que esta disposición tiene, al menos, dos lecturas posibles: una que para la configuración del delito se exige que se omitan las declaraciones que tengan el carácter de definitivas (mensuales, como son las del Impuesto al Valor Agregado o las del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios) y la declaración del ejercicio (anual, como es la del Impuesto sobre la Renta). La segunda lectura, concluye que se actualiza el delito con la falta de presentación de una declaración, que puede ser definitiva o la del ejercicio.

La diferencia entre las dos opciones interpretativas se debió al alcance que se pretendió dar a la locución “así como”. De acuerdo con el Diccionario de la Lengua de la Real Academia Española es una locución conjuntiva que introduce el último término de una coordinación copulativa. En la Nueva Gramática de la lengua española, esa misma Academia aclara que la coordinación copulativa se interpreta como una suma de elementos, a diferencia de la disyunción en los que se alternan entre sí o se prestan a una elección.

La suma de elementos sólo puede llevar a concluir que todos ellos forman un conjunto, pero esa conclusión no es suficiente para afirmar con certeza qué objetos integran ese conjunto. Podría tratarse de elementos que, a su vez, sean opciones no necesariamente excluyentes.

En ese sentido, no comparto que se dé demasiado peso a un único entendimiento de la conjunción “así como”.

Otro elemento interpretativo que se mencionó en la deliberación fue la intención del legislador.

Sin embargo, ese dato también es insuficiente para esclarecer el contenido del tipo penal, pues el propio legislador cambió la palabra “o”, por “así como”.

La discusión generada y los argumentos plausibles que existen a favor de una y otra interpretación, permiten advertir que la redacción del precepto es desafortunada y genera una ambigüedad que no es compatible con el principio de legalidad en su vertiente de taxatividad, pues el objeto de prohibición no puede ser conocido por el destinatario de forma clara y precisa.
Se abrirá en otra página