Votos

Asunto
Amparo Directo en Revisión 5322/2017
Tema
Determinar la constitucionalidad de las cláusulas 132 y 136 del Contrato Colectivo de Trabajo celebrado entre el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana y Pemex. (pensión post-mortem)
Fecha de resolución
30 de Mayo de 2018
Tipo de voto
Voto particular
Sentido de la resolución
La Segunda Sala, por mayoría de votos, decidió confirmar la negativa de amparo respecto a un laudo en el que se absolvió a Petróleos Mexicanos del pago vitalicio de la pensión post-mortem y prestación del servicio médico a favor de la quejosa.
La mayoría concluye que las cláusulas 132 y 136 del contrato colectivo de trabajo celebrado entre Petróleos Mexicanos y sus organismos subsidiarios con el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, no contravienen los principios de igualdad y de seguridad social, por el hecho de que en su configuración de norma de naturaleza “extralegal” impide obtener el otorgamiento de la continuidad de la pensión post-mortem, como sí lo establece el artículo 133 de la Ley del Seguro Social. Por tanto, en términos generales, se concluye que la Ley del Seguro Social no constituye parámetro mínimo de los derechos de seguridad social frente a la regulación que rige en Petróleos Mexicanos, al menos no hasta que se realice el estudio técnico-jurídico, porque los principios y bases mínimas de seguridad social están previstas en el artículo 123, apartado A, fracción XXIX, de la Constitución Federal, los cuales fueron desarrollados por Petróleos Mexicanos, como se explicó, antes de que se promulgará la Ley del Seguro Social.
Sentido del voto del Ministro
En el presente caso debió revocarse la sentencia recurrida y conceder el amparo a la quejosa, tomando en consideración las exigencias constitucionales de los derechos a la seguridad social y al mínimo vital.
Estimo que se debió considerar el derecho al mínimo vital, el cual según lo ha establecido el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación abarca a todas las medidas que el Estado debe adoptar para garantizar a sus ciudadanos las condiciones mínimas de subsistencia, que son el presupuesto de los demás derechos que consagra la Ley Fundamental.
Este beneficio debe hacerse extensivo a la quejosa, con independencia de que el contrato colectivo de trabajo aplicable a su pensión contemplara la pensión vitalicia de viudez, pues la viuda como destinataria final de la pensión no tuvo injerencia en la decisión que tomó su extinto esposo al elegir y determinar el período durante el cual debía pagársele ésta.
La seguridad social prestada por Petróleos Mexicanos goza de un régimen de excepción plasmado en un contrato colectivo de trabajo, en el que cuenta con sus propios planes de pensiones, los cuales, en teoría, son superiores a los medios de subsistencia y los servicios sociales necesarios para el bienestar individual, pero ello no justifica que en esos planes de pensiones se limite la obtención de una pensión que permita garantizar el mínimo vital, debido a que de hacerlo así la beneficiaria (viuda o concubina) queda desvalida del que presumiblemente sea su único medio de subsistencia.
Por tanto, Petróleos Mexicanos y sus organismos subsidiarios deben otorgar una pensión de viudez equivalente a la mínima que prevé la anterior Ley del Seguro Social en sus artículos 153 y 167, así como garantizar la protección de los servicios sociales necesarios para el bienestar individual de la quejosa de por vida, tales como servicios médicos y hospitalarios, así como a proveer de medicinas a la quejosa que las necesite.
Se abrirá en otra página