Votos

Asunto
Amparo en Revisión 36/2019
Tema
Constitucionalidad del artículo 29-A del Código Fiscal de la Federación, en relación con el diverso 27, fracción XVIII, primer párrafo, de la Ley del Impuesto sobre la Renta y de la Resolución Miscelánea Fiscal para dos mil dieciséis, en concreto el numeral 2.7.2.9, con respecto a los requisitos y plazos de los comprobantes fiscales digitales para su comprobación y deducción.
Fecha de resolución
20 de Marzo de 2019
Tipo de voto
Voto Concurrente
Sentido de la resolución
La Segunda Sala determinó confirmar la sentencia recurrida y negar el amparo y protección de la justicia Federal a la parte quejosa, en tanto que de la interpretación de los preceptos y regla impugnada, no se advierte que se vulneren los principios de legalidad y seguridad jurídicas porque no existe contradicción entre el artículo 29-A del código tributario y, el requisito para su deducción que establece el artículo 27, fracción XVIII, de la Ley del Impuesto sobre la Renta, en relación con la regla miscelánea a que se refiere la parte quejosa.

En la ejecutoria se establece que estas previsiones no implican que la Ley del Impuesto sobre la Renta permita deducir erogaciones que se sustenten en comprobantes fiscales emitidos fuera del ejercicio fiscal correspondiente, en concreto en el periodo que existe entre el cierre del ejercicio y el término para la presentación de la declaración anual correspondiente, pues además de que la norma es clara en cuanto su sentido y alcance, ello escapa a la lógica del sistema de renta en el que para el cálculo del impuesto anual deben considerarse ingresos y deducciones correspondientes al ejercicio fiscal de que se trate.

Además de que el artículo 29-A del Código Fiscal de la Federación prevé la consecuencia de cumplimiento o incumplimiento de requisitos formales que deben satisfacer los comprobantes fiscales, pero no limita ni impide el efectuar la deducción de gastos estrictamente indispensables para los fines de los contribuyentes. Amén de que los argumentos de la recurrente se centran en tratar de evidenciar las operaciones que realizó con su proveedor y las dificultades que dijo tener para obtener sus comprobantes fiscales, lo que constituye circunstancias particulares que no resultan óptimas para demostrar la inconstitucionalidad de una norma.
Sentido del voto del Ministro
Estimo oportuno formular algunas precisiones sobre los antecedentes del asunto a efecto de reflexionar sobre la interpretación que pudiera darse a lo dispuesto en el artículo 27, fracción XVIII, de la Ley del Impuesto sobre la Renta.

Como se señala en la resolución de la Segunda Sala, la parte quejosa, Toyota Motor Sales de México, sociedad de responsabilidad limitada de capital variable, –durante los meses de agosto a diciembre de 2016– compró a su proveedor Toyota Motor de México, sociedad de responsabilidad limitada de capital variable, vehículos automotores para su posterior enajenación. La quejosa dio efectos fiscales en la presentación de su declaración anual (tanto para acreditamiento de IVA como para deducción en ISR) al pago por la adquisición en 2016 de diversos vehículos modelo 2017; posteriormente, al advertir que esas operaciones no contaban con un comprobante fiscal en términos de Ley, realizó los ajustes necesarios en aplicación de lo previsto en el referido precepto, que en lo que interesa establece que para efecto de realizar las deducciones que procedan, tratándose del comprobante fiscal, éste se obtenga a más tardar el día en que el contribuyente deba presentar su declaración.

El juez Federal que antecedió en el conocimiento del asunto se pronunció en torno a dicha porción normativa y concluyó que, en términos de ese precepto, el contribuyente debe presentar en la declaración anual del ejercicio, los comprobantes fiscales que amparen las actividades que los originaron porque no se puede realizar en un ejercicio posterior, la deducción de una operación realizada en el ejercicio inmediato anterior.

Esta conclusión es avalada en la sentencia emitida por este Alto Tribunal y, en principio, es congruente con la mecánica del impuesto sobre la renta; sin embargo, me parece relevante destacar que el Legislador utilizó en la fracción y numeral del impuesto sobre la renta analizados, el vocablo “obtener” el comprobante fiscal, lo que en mi opinión implica que para efectos de aplicar la deducción correspondiente, el artículo 27, fracción XVIII, no conmina al contribuyente a exhibir o presentar el comprobante fiscal al formular la declaración anual del ejercicio, sino a que “obtenga éste”, precisamente a más tardar en ese momento.

Conforme al significado del verbo “obtener” puede concluirse entonces que a más tardar el día de la declaración del ejercicio, el contribuyente deberá solicitar o conseguir del proveedor de bienes o servicios, el comprobante fiscal digital; sin que ello implique per se, que justo ese día deba ser enviado electrónicamente o exhibido a efecto de poder aplicar la deducción que ampare ese documento, sobre todo en casos como el que nos ocupa, en el que el contribuyente no pudo ingresar al sistema en 2016, la compra de un automóvil modelo 2017, lo que se tradujo en que volviera a intentarlo de nueva cuenta justamente en este ejercicio y por ello, en éste contaría con la posibilidad de obtener el comprobante a más tardar el último día en que debía presentar su declaración anual, esto es, solicitarlo una vez cumplidos los requisitos y formalidades previstos en los artículos 29 y 29-A del Código Fiscal de la Federación, en relación con las reglas misceláneas vigentes en 2016.

No soslayo lo previsto en cuanto al término de 24 horas que para enviar el comprobante fiscal digital establece el artículo 39 del Reglamento del Código Fiscal de la Federación o el diverso de 72 horas que prevé la regla miscelánea 2.7.2.9, en tanto que precisamente, en este contexto de poca claridad sobre el término que debe prevalecer, en la Segunda Sala podríamos haber abordado la interpretación y alcance de lo previsto en la fracción XVIII del artículo 27 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, bajo una perspectiva distinta al margen de las posibles particularidades de las que la promovente hizo depender la inconstitucionalidad reclamada.

Estas consideraciones motivaron mi inquietud y reserva sobre la solución que debía tener el presente asunto, y estimo necesario dejarlas plasmadas en el voto que ahora formulo.
Se abrirá en otra página