Votos

Asunto
Contradicción de tesis 184/2015
Tema
Determinar qué medio de impugnación procede contra la notificación hecha por lista de una sentencia emitida en amparo directo, cuando se estima que la misma debió realizarse de manera personal, por haberse planteado una cuestión de constitucionalidad.
Fecha de resolución
30 de Noviembre de 2017
Tipo de voto
Voto concurrente
Sentido de la resolución
El Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió por mayoría de seis de votos que el mecanismo idóneo es el incidente de nulidad de notificaciones, porque a través de él se puede revisar si la notificación se realizó conforme a las reglas legales respectivas.

El criterio mayoritario del Pleno se orientó en tal sentido, al considerar que el artículo 32 de la Ley de Amparo señala que las notificaciones que no se hicieren en la forma que establecen las disposiciones legales serán nulas, lo que puede derivar de la falta de observancia de cualquier requisito que determine la validez de una notificación, en los que se incluye la forma en la que aquella se practica, pues las reglas previstas en la ley no solo se refiere a los requisitos que deben cumplirse al practicarlas, sino también abarcan los tiempos y la forma en que deben realizarse.

A ese respecto, se señaló que si bien el numeral 188 de la vigente Ley de Amparo, es diáfano en establecer que en los casos en que proceda el recurso de revisión en contra de sentencias de los tribunales colegiados, la notificación se hará en forma personal; en el caso de que dicha notificación se ordene efectuar por lista, no es del todo eficaz sostener que para impugnarla sea necesario interponer el recurso de reclamación en contra del acuerdo dictado por el Tribunal Colegiado de Circuito por virtud del cual declare ejecutoriada dicha sentencia, en esencia, porque el objeto de dicho recurso es analizar la legalidad de la decisión judicial que se dictó para el trámite del procedimiento, pero no la legalidad de la forma de comunicar dicha decisión a las partes.

Máxime, se dijo, porque ello acarrearía un problema de índole práctico que podría desembocar en un estado de indefensión para las partes, pues la posibilidad de interponer el citado recurso y, por consiguiente, de inconformarse con la notificación practicada por lista, quedaría sujeta a una actuación posterior del propio Tribunal (acuerdo en el que declare ejecutoriada la sentencia de amparo).

En ese sentido, se arribó a la conclusión de que en aras de generar seguridad jurídica, era dable sostener entonces, que el medio de impugnación eficaz para impugnar la notificación hecha por lista de la sentencia dictada en un juicio de amparo directo cuando se estima que debió ordenarse o practicarse en forma personal, es el incidente de nulidad de notificaciones, por ser el medio idóneo que permite al afectado impugnar la nulidad de esa notificación.
Sentido del voto del Ministro
Si bien esencialmente coincido en que el incidente de nulidad de notificaciones en el juicio de amparo tiene como materia de análisis alguna irregularidad en la práctica de una notificación, en tanto el numeral 32 de la Ley de Amparo establece que las notificaciones que no fueren hechas en la forma que establecen las disposiciones de la Ley de Amparo, serán nulas.

Lo cierto es que considero que pueden existir casos de excepción en los que la omisión del Tribunal de notificar personalmente una sentencia que resuelva sobre la constitucionalidad de normas generales, que establezca la interpretación directa de un precepto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos o de los derechos humanos establecidos en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, u omitan decidir sobre tales cuestiones cuando hubieren sido planteadas, no debe repercutir en perjuicio del derecho fundamental de acceso a la justicia del quejoso y, por ende, la notificación –por lista- de la sentencia respectiva, no podría servir de base para realizar el cómputo del plazo de diez días para la interposición del recurso de revisión en contra de las sentencias de amparo directo en las que exista un planteamiento de constitucionalidad.

Ello, pues la omisión del Tribunal de notificar personalmente una sentencia que se ubique en alguno de los supuestos aludidos , no debe traer como consecuencia el desechamiento del recurso de revisión por extemporaneidad, sino que en atención al principio de mayor beneficio e interpretación más favorable previsto en el numeral 1° de la Constitución Federal, esa omisión debe ser susceptible de generar una consecuencia jurídica con efectos procesales relevantes, consistente en que la notificación por lista no sirva de base para realizar el cómputo del plazo de diez días para la interposición del recurso de revisión en contra de las sentencias de amparo directo en las que exista un planteamiento de constitucionalidad, sino que en esos casos, debe atenderse a la fecha en que el quejoso señale en su recurso tuvo conocimiento o se hizo sabedor de la sentencia que pretende recurrir.

Sin que lo anterior implique la revisión de los requisitos de validez de la notificación de la sentencia de amparo (materia del incidente de nulidad de notificaciones), sino lo que se persigue únicamente es evitar que por la omisión en que incurrió el tribunal colegiado, le sea vedado al recurrente el derecho de debida defensa.

Consecuentemente, no obstante que comparto el sentido de la ejecutoria, en virtud de que técnicamente es correcto considerar que el medio de impugnación idóneo para combatir la legalidad de una notificación es el incidente de nulidad de notificaciones, porque a través de él se puede revisar si dicha notificación se realizó conforme a las reglas legales respectivas, respetuosamente, considero que pueden existir casos de excepción como el ya señalado.
Se abrirá en otra página