Votos

Asunto
Contradicción de tesis 483/2013
Tema
Determinar, por un lado, qué tipo de planteamientos pueden formularse en el amparo adhesivo y, por otro, si es posible sobreseer el amparo adhesivo en atención a su naturaleza o debe declararse sin materia, en atención a su carácter accesorio al principal o deben estudiarse los argumentos con independencia de lo resuelto en el principal.
Fecha de resolución
02 de Marzo de 2015
Tipo de voto
Voto de minoría
Sentido de la resolución
La mayoría de los miembros del Tribunal Pleno consideraron que en el amparo adhesivo, al tener una naturaleza accesoria y excepcional, no es válido hacer valer cuestiones ajenas a lo expresamente previsto en el numeral 182 de la Ley de Amparo, pues aun cuando el órgano colegiado debe resolver integralmente el asunto para evitar la prolongación de la controversia, ello debe hacerse respetando la lógica y las reglas fundamentales que norman el procedimiento.

Por tanto, se estableció, que el amparo adhesivo sólo puede encaminarse a fortalecer las consideraciones de la sentencia definitiva, laudo o resolución que pone fin al juicio, que determinaron el resolutivo favorable a los intereses del adherente, o puede dirigirse a impugnar las consideraciones que concluyan en un punto decisorio que le perjudica, exclusivamente en relación con violaciones procesales o con violaciones en el dictado de la sentencia que le pudieran perjudicar al declararse fundado un concepto de violación planteado en el amparo principal, por ser éstos los supuestos de su procedencia; sin que se permita combatir otras consideraciones de la sentencia reclamada en las que se alegue una violación cometida por la responsable que ya perjudique al quejoso adherente al dictarse la resolución reclamada.
Sentido del voto del Ministro
Respetuosamente, no compartimos el criterio adoptado por la mayoría, pues diferimos en cuanto a que no puede incorporarse, como parte y, además, como solución, el tema de si se puede en un amparo adhesivo plantear una inconformidad cuando exista un punto decisorio que le perjudica a la parte adherente.

Ahora bien, considerando que la propia Constitución le dio un margen amplio de configuración al legislador al señalar que sería éste el que fijaría los extremos del amparo adhesivo, estimamos que al establecerse en el artículo 182 de la Ley de Amparo que los conceptos de violación hechos valer en aquél deberán estar encaminados, por un lado, a fortalecer las consideraciones de la sentencia definitiva, laudo o resolución que pone fin al juicio, que determinaron el resolutivo favorable a los intereses del adherente, o a impugnar las que concluyan en un punto decisorio que le perjudica; en nada violenta el texto constitucional, pues desde nuestro punto de vista, no se puede interpretar el artículo sin verlo integralmente con la intención que tuvo el Constituyente al introducir la figura del amparo adhesivo.

En ese sentido, si lo que se lee en el precepto legal en cuestión, es que los conceptos de violación en el amparo adhesivo pueden estar encaminados a controvertir las consideraciones que dieron lugar a un punto resolutivo que perjudique; consecuentemente, nos parece que no existe duda de que con ello se abre la posibilidad en el amparo adhesivo -en la lógica de la concentración, celeridad y economía procesal para resolver un asunto- de hacer valer cuestiones que pudieran perjudicar a la parte vencedora, es decir, cuando hay un punto decisorio que está en su contra, lo que es congruente, además, con lo relativo a la obligación de los Tribunales Colegiados de Circuito de decidir respecto de todas las violaciones procesales que se hicieren valer y de aquéllas que, cuando proceda, adviertan en suplencia de la queja, pues no existe una justificación jurídica del por qué sí se pueden impugnar violaciones procesales que perjudican a quien haya obtenido sentencia favorable y no violaciones in iudicando en el momento de dictar la sentencia.

Máxime que los incentivos de quien obtuvo sentencia favorable cambian cuando se promueve un amparo principal en contra precisamente del fallo que favorece al adherente y se corre el riesgo de que el estado benéfico creado con la sentencia sea modificado. En este momento, surge para el vencedor el derecho de esgrimir los argumentos necesarios a fin de resguardar sus intereses, lo que conduce, también, a resguardar los intereses de los individuos, en el sentido de no imponerles cargas innecesarias como lo sería la de promover forzosamente un amparo principal, cuando se ha satisfecho la pretensión general y no se hayan incentivos para continuar instando al órgano judicial.
Se abrirá en otra página